Thursday, February 18, 2010

Sobre el periodismo "científico" en México

Hace unas cuantas semanas, El Universal publicó una nota en su portal de internet (clic) que se mantuvo como la más leída, la más comentada y la más enviada durante un par de días. El título sentenciaba con tono amenazante: Estudio liga masturbación a cáncer de próstata. En resumen, la nota menciona que los individuos que mantuvieron una alta actividad sexual cuando eran jóvenes (entre los 20s y los 30s), tienen mayor riesgo de desarrollar cáncer; además, los que se masturban muy frecuentemente, incrementan aun más el riesgo. Planteada de esta manera, sin ningún otro dato adicional, la información vertida parece contundente. Pero de entrada, la nota carece de un dato primordial: no cita el estudio original ni menciona en qué journal fue publicado, el volumen y el año. Dado que la información científica publicada en los periódicos de circulación nacional es por lo general pobre, confusa y mediocre, me dí a la tarea de rastrear la fuente original que dio origen a esta curiosa nota y cotejarla con lo que el diario publicó. Vaya sorpresa.

El único dato extra que se proporcionaba relativo al estudio, era el nombre de “la responsable”, una tal Polyxeni Dimitropoulou. Realicé una búsqueda en las bases de datos donde se concentra la literatura científica y finalmente logré ubicar el artículo original (clic aquí). Lo primero que sorprende es la fecha de publicación: Enero de 2009. Interesante, los sujetos de El Universal publican notas con información disponible desde hace un año (si somos más rigoristas, desde hace año y medio, ya que el artículo fue aceptado por la revista en Mayo del 2008, y se pueden leer los artículos en su sitio web un par de semanas después que fueron aceptados). Al reportar una nota de carácter científico, la prensa nacional suele citar a universidades reconocidas. Esto lo hacen, supongo, para ganar “credibilidad”, por ejemplo: La Universidad de Harvard realizó un estudio que… En este caso, la nota menciona que el responsable está adscrito a Cambridge, pero en realidad sólo un miembro está en dicha universidad, mientras que los demás, incluido el responsable, están adscritos a Nottingham, a un centro en Tailandia y un par de fundaciones británicas.

Una lectura rápida a sus conclusiones nos revela que la información publicada por El Universal es parcial y sesgada. Cito: Si bien es cierto que la actividad sexual durante la juventud (20s) incrementó el riesgo de padecer la enfermedad, también parece tener un efecto protector contra el mal en la edad adulta (50s). En particular, la masturbación fue un marcador de riesgo en los 20s y los 30s, pero también parece estar asociado con una disminución de riesgo en los 50s. Vaya, la gente que redacta las notas olvidó incluir la segunda parte de las conclusiones: el aparente efecto protector en edades adultas. ¿Este tipo de deslices son plan con maña? ¿Lo hacen con el afán de tener una nota incendiaria que atraerá público incauto el cual creerá dicha información a priori? ¿O de plano son analfabetas funcionales? Quisiera que algún periodista me lo aclarara (los estoy viendo Chilangelina, Mauro y Dool).

Abordemos ahora el artículo original. Este tipo de “estudios” son altamente subjetivos y muy poco confiables. Lo que hacen los autores es entregar cuestionarios para indagar la vida sexual de los pacientes. Está probadísimo que la gente tiende a mentir profusamente cuando se le pregunta su vida sexual, inflando el número de encuentros sexuales y la cantidad de parejas que han tenido. Este único hecho es suficiente para dudar abiertamente de las conclusiones de los autores. Pero está bien, asumiremos que los 840 sujetos encuestados dicen sólo la verdad y que los reyes magos viajan por el mundo repartiendo regalos; basados en lo anterior, restan años de investigación para validar de manera experimental, mediante estudios serios hechos por biólogos celulares, que la actividad sexual y la masturbación durante la juventud aumentan el riesgo de padecer cáncer de próstata, y que la misma actividad sexual pero en edad adulta confiere un efecto protector. Vaya, sería interesantísimo, sin duda. Pero como todo indica que es una completa y absoluta mamada que carece de todo sustento, no me preocuparé. Pero ni poquito.

7 comments:

rovanpera said...

Consejillos para no caer fácilmente en vaciladas como la que dio origen a este post: i) es fundamental que se cite el journal, el volumen y el número de donde fue obtenida la info, ii) hay cientos de notas que provienen de journals chafas que carecen de rigor; fijarse en notas donde la fuente es Nature, Science o Cell es más confiable, iii) por desgracia, el periodismo científico en México es chafa y de risa loca, por lo que a veces sólo basta un poco de sentido común para notar mafufadas. En serio.

madreselvas said...

Pues es que en nustro país que ahora tiene políticos cuidadores de la "moral y las buenas costumbres", y con una población que ya no cree tan facilmente en el infierno ni en el diablo, hay que inventar nuevos miedos para que no "pequen".

Manolo said...

Creo que lo peor, es que los que escriben esas notas de verdad creen en lo que ponen, claro, con cierto afán de generar comentarios y lectores, necesitan vender.

Otro ejemplo puede ser cuando tiembla, lo más reciente: Haití.
De repente todo el mundo se dio cuenta de que el planeta no está quietecito, y es entonces cuando se acuerdan de nosotros, y empiezan a preguntar -oye, no crees que está temblando mucho?, -oye, los mayas.., -oye, va a volver a temblar?... etc.
Yo no me enteré de lo de Haití porque estuve aislado en un pueblo, pero cuando regresé, mis amigos me contaron que apenas había un temblorcito de magnitud 3 (se magnitud, no grados richter, como insisten en clasificarlos) lo ponían luego luego en los periódicos, y la gente se asustaba, pensaba que estaba temblando mucho.
Pobres, si supieran.

Gracias por el post, lo habías prometido desde hace tiempo.

Botica Pop said...

mi papá se divirtió de lo lindo con todas las cosas que publicaron diarios de todo el mundo, cuando lo del colisionador de hadrones. "uuuuh, el hoyo negro, uuuuh". por lo menos alguien se divierte con eso...

como dice Jorge Pinto. No son los rockstars, no son los atletas. Los que verdaderamente rockean son los científicos.

el universal, no.

YKR said...

Y en todo caso mi querido Rovan, yo no pienso dejar de jalármela por que ahí viene el coco del cáncer. Pfff!!!

Negrabarba said...

Tengo un poco de pereza en buscar, pero hace unos meses salió en el mismo Universal una nota que decía lo contrario. En fin... un periódico muy poco serio en su sección científica.

Ruvy May said...

Deberían dejar la divulgación científica a los científicos con una formación didáctica. Pero lamentablemente, igual que el horóscopo, tal vez esa sección sea un castigo para el que fue peor o más lento en la edición anterior...
Quien sabe.